Lectura para Todos surge el año 2014 como un programa piloto de fomento lector para niños y niñas en situación de discapacidad de origen intelectual –principalmente con trastornos del espectro autista (TEA)-, creado y gestionado por Fundación La Fuente, con el apoyo de Fundación Descúbreme, y financiado por Minera Escondida.

Este proyecto parte del convencimiento de que los libros enriquecen al ser humano. Con cada historia que descubrimos un mundo se abre frente a nosotros y nos pide que lo acojamos con lo mejor que tenemos: nuestra capacidad de escuchar, de imaginar, de ponernos en el lugar del otro y emocionarnos con él.

A través de la lectura obtenemos una herramienta para avanzar en el camino de la comprensión y aceptación de la discapacidad y, a su vez, otorgamos a familiares y amigos un nuevo espacio de encuentro y entretención.

Con el fin de ampliar las posibilidades de recreación de niños, niñas y jóvenes en situación de discapacidad de origen intelectual, el programa busca fomentar su relación con los libros y la lectura, mediante la creación e implementación de mini-bibliotecas y actividades de fomento lector para estudiantes y sus familias, en cuatro escuelas especiales:

  • Rayito de Sol, Antofagasta
  • Escuela Especializada en Trastornos de la Comunicación R.A.I.C.E.S, Antofagasta
  • Juan Sandoval, Antofagasta
  • San Nectario, Ñuñoa, Santiago

Considera, a su vez, la incorporación de pictogramas y el desarrollo de actividades de fomento lector en las sedes de Biblioteca Viva, de Fundación La Fuente, que se encuentran en los Mall Plaza de Antofagasta, Egaña (Santiago) y Vespucio (Santiago) para invitar a estos niños y a sus familias a hacer uso de un espacio atractivo, acogedor y abierto a toda la comunidad. Y por último, incluye la realización de talleres para mediadores y familiares.

Lectura para Todos es la primera experiencia de Fundación La Fuente en el trabajo con niños y niñas en situación de discapacidad de origen intelectual, y una de las escasas intervenciones en inclusión en el fomento lector a nivel nacional. En ese sentido, el programa se plantea como una experiencia de investigación – acción donde permanentemente se estará evaluando su funcionamiento, permitiendo desarrollar diferentes estrategias de intervención, y modificar los aspectos que vayan generando dificultades, de manera de contribuir a una experiencia efectiva.